Desde que lanzamos Magma Partners he revisado más de 300 solicitudes de financiamiento, la gran mayoría de Chile, otras de Colombia, Argentina, México, EE.UU. y Uruguay.

De estas más de 300 solicitudes, hemos invertido en siete. He conocido algunos emprendedores increíbles y he aprendido de muchos de ellos. Pero la gran mayoría de los emprendedores tienen los mismos problemas que hacen que no podamos trabajar con ellos. Estoy escribiendo este post para tratar de ayudar a aquellos emprendedores que están buscando dinero, para que eviten estos errores y puedan estar más preparados para aceptar una inversión.

1. Pedir más dinero del que necesitan

La mayoría de los emprendedores que hemos conocido –incluyendo algunos en los que hemos invertido en última instancia– cometen el error de pedir más dinero del que necesitan. Muchos vienen a nosotros pidiendo lo suficiente como para manejar su negocio sin tener que preocuparse por unos dos o tres años, en una linda oficina y gastando un enorme presupuesto de marketing tratando de conseguir clientes. Pero antes de tener encontrar el mercado apropiado para su producto –product market fit–, no tiene sentido estar buscando tres años de capital porque tu valorización todavía va a ser muy baja.

La recaudación de fondos es un proceso largo y duro que distrae a los fundadores de hacer crecer su negocio. En una empresa en fase inicial, tu objetivo como fundador debe ser recaudar la cantidad de dinero que necesites para validar rápidamente tu empresa y llevarla al siguiente nivel donde más adelante serás capaz de recaudar una ronda de financiamiento más grande.

2. Pedir dinero para validar la idea

Este error va de la mano con el anterior. Muchos emprendedores están pidiendo dinero antes de haber encontrado el mercado apropiado para su producto. Hoy en día es más barato, rápido y fácil validar una idea que nunca antes. Siempre puedes encontrar una manera de validar al menos parcialmente tu idea. Si aun no has encontrado el mercado adecuado para tu producto, debes levantar la menor cantidad de dinero posible para validar tu lugar en el mercado. Como emprendedor, tus acciones deben ser preciado. A menos que no tengas otra opción, no deberías estar pensando en recaudar más de $5.000.000 hasta que hayas encontrado y validado tu nicho.

Siempre le pedimos a los emprendedores que nos muestren la validación de que el problema que están tratando de resolver es real y doloroso antes de invertir en ellos. No puedo contar las veces que he escuchado “pero si Facebook no hubiera recibido inversiones no habría podido tener éxito”. Muchos emprendedores creen erróneamente que Facebook levantó capital antes de tener su producto en el mercado, cuando en realidad ya tenían a casi todos los estudiantes de Harvard utilizando la página todos los días.

Deberías usar todas las herramientas a tu disposición para levantar una ronda más grande cuando hayas encontrado tu lugar en el mercado y necesites dinero para expandirte.

3. Dejarse engañar por “inversionistas” que no arriesgan su pellejo

Aunque algunos emprendedores han hecho un gran uso del dinero del gobierno, la gran mayoría está utilizándolo para conseguirse un MBA personal en emprendimiento a expensas de realmente construir una empresa. En lugar de fracasar de manera barata y rápida, están fracasando en grande y lentamente, porque el financiamiento del gobierno da a los emprendedores una opción de iniciar un negocio sin arriesgar su pellejo.

El dinero del gobierno no es malo, pero si vas a tomarlo, trata de operar como si tuvieras un 10% del dinero que te llega, para así evitar desperdiciarlo. Por ejemplo, en mi primera empresa boté US$100.000 –que sino hubiesen ido directo a mi bolsillo– en desarrollar funciones que nadie quería y gastos de marketing antes de que tuviéramos el mercado adecuado para nuestro producto. Ese dinero salió directamente de mi bolsillo y esa lección fue tan dolorosa que aprendí a nunca hacerlo de nuevo. Me temo que con el dinero del gobierno la lección está más cerca de pensar “ahh, eso era malo, solicitemos otra línea de financiamiento” en lugar de “yo nunca haré eso otra vez.”

Es muy bueno que los emprendedores tengan la oportunidad de aprender estas lecciones difíciles con la ayuda del dinero del gobierno. El gran problema es que muchos queman el dinero público, no aprenden la lección y siguen buscando más dinero público. Y el ciclo continúa.

Otros vienen a fondos privados pidiendo US$2m+ de valoración porque ya se han conseguido “dinero gratis” o muy barato antes y no quieren levantar una ronda más baja. Para nuestros propósitos, cualquier valoración en la que el inversionista, incubadora o acelerador no tenga su pellejo en juego no es una valoración real.

4. Wantrepreneurs: Emprendedores que no arriesgan su pellejo

Hemos visto un gran número de casos en que los emprendedores quieren levantar dinero para poder renunciar a sus trabajos y pagarse a sí mismos un salario para comenzar su negocio. Esta estrategia es un gran error porque el emprendedor no está asumiendo ningún riesgo personal. Si no arriesgas tu pellejo, no podemos invertir en ti.

Esto no quiere decir que debas renunciar a tu trabajo para empezar. Nos hemos reunido y hemos financiado emprendedores que validaron su negocio mientras mantenían un trabajo a tiempo completo el que sólo dejaron cuando ya habían encontrado y validado el mercado apto para su producto. Esta estrategia es una buena forma si tienes las esposas de oro laburando en un buen trabajo corporativo.

5. La vanidad de levantar capital

Todos los días ves en Twitter, Techcrunch o en diarios las historias de personas que levantan enormes sumas de dinero, por lo que piensas que también deberías hacerlo. Como emprendedor, es fácil dejar que tu ego se interponga en el camino e intentes recaudar US$500.000 o US$1 millón para poder formar parte de las grandes ligas. ¿Pero qué pasa si sólo necesitas US$50.000? ¿O no necesitas dinero en absoluto? He visto a emprendedores venir y pedir US$500.000 dando felizmente un 33% de su negocio a cambio, pero realmente necesitan US$50.000 para llegar a un lugar donde podrían levantar US$500.000 a una valoración mucho más alta más adelante. No caigas en la trampa de la vanidad de levantar capital!

6. Falta de vesting

El vesting es como una póliza de seguro que da a los cofundadores la opción de re-comprar las acciones de la empresa a un precio bajo, previamente acordado, si es que alguien del equipo fundacional quiere irse. Hemos visto varias empresas donde los fundadores que han dejado de trabajar en la compañía todavía tienen acciones. No sólo es una situación mala para los emprendedores que continúan trabajando en la empresa, sino que también hace que sea difícil para nosotros invertir.

7. “Viajé a Silicon Valley y decidí empezar un novedoso startup”

Hemos visto muchos –intentos de– emprendedores que fueron a Silicon Valley y Nueva York para “ver lo que estaba pasando” o para “cachar la onda” o “hacer networking como loco”, y luego volver y tratar de poner en marcha ideas que no tienen ningún sentido en América Latina o Chile. En vez de buscar un verdadero problema por resolver estando en Chile, ven startups de moda en EE.UU. y tratan de iniciarlos acá, aun cuando no resuelven un problema real del mercado.

Ojo: hemos visto y financiado múltiples clones de startups de EE.UU. que efectivamente resuelven un problema real en Chile y América Latina.

8. Ideas que no resuelven problemas reales

Chile está lleno de oportunidades para que emprendedores resuelvan problemas reales, ayuden a la gente y ganen dinero mientras lo hacen, pero en cambio, los vemos tratando de crear cosas que realmente no solucionan los problemas que tienen las personas. Prefieren hacer algo supuestamente ‘innovador’ o novedoso en vez de solucionar un problema real.

9. Modelos de negocio que no tienen sentido en Chile

En Chile el 50% de los hogares ganan menos de $484.000 por mes y 85% menos de $800.000. No hay una distribución de ingresos suficiente para mantener muchos de los modelos de negocio que funcionan en EE.UU. Por ejemplo, la mayoría de las pequeñas empresas no pueden pagar una cantidad significativa de dinero al mes para estar en una plataforma como Yelp, porque simplemente no ganan suficiente como para justificar una inversión así. Echa un vistazo a tu modelo de negocios y asegúrate de que tenga sentido en el contexto latinoamericano.

10. Chantapreneurs: Emprendiendo por razones equivocadas

Hemos visto emprendedores que están emprendiendo por razones equivocadas: para ser parte del ecosistema, porque ser emprendedor es cool, porque quieren ser rockstar o porque quieren ganar mucha plata. Rápido. Y fácil. Al final están emprendiendo para mostrar que son emprendedores, no para resolver un problema. Queremos invertir en personas que están motivadas por resolver un problema doloroso para un nicho específico, no solo por ganar mucha plata o para ser parte de la onda emprendedora, o rockstar. Emprender es duro, así que si te motiva la idea de “ser conocido” por tu emprendimiento, es muy probable que no tengas mucho éxito.

Hay que hacer las cosas bien!

La mayoría de los emprendedores en Chile están intentando de emprender bien, pero probablemente un porcentaje grande están haciendo algo que aparece en nuestra lista y que podrían mejorar. Vamos a seguir publicado consejos para que podamos trabajar juntos para mejor el ecosistema de emprendimiento en Chile.

Close
Go top