Nota: Esto es un transcrito de Clase 1 del curso How to Start a Startup de Stanford y YCombinator que originalmente fue publicado en el sitio personal de Sam Altman. Puedes leerlo acá: Welcome, Ideas, Product, Team, Execution Part 1. Traducido para Magma Partners por Antonio Cabreira.

Soy Sam Altman, Presidente de Y Combinator. Hace 9 años, estaba en Stanford cuando decidí salirme de la Universidad para comenzar mi propia compañía y luego de eso, fuí inversionista en las últimas 2 compañías en las que participé. En YC hemos estado enseñándole a emprendedores como comenzar su propio startup desde hace ya 9 años. La mayoría de ese aprendizaje es específico para cada startup, pero más o menos un 30% del aprendizaje se aplica de manera general. Es por esto que pensamos que podemos enseñar ese 30% en esta clase y aunque creemos que eso es sólo el 30% del camino recorrido, también pensamos que puede ser de gran ayuda para tí.

Gran parte de esta clase la hemos enseñado en YC y todo ha sido sin registros. Esta es la primera vez que gran parte de lo que enseñamos será registrado. Hemos invitado a algunos de nuestros charlistas para que vengan y den las mismas charlas que dan en YC. A la fecha, hemos financiado 725 compañías, por lo que sabemos que gran parte de los consejos que entregamos son bastante útiles. Todavía no podemos financiar cada startup, pero esperamos poder dejar estos consejos disponibles para todos.

Yo sólo enseño tres clases. Contando YC, cada charlista invitado ha estado involucrado en la creación de compañías de más de 1 Billón de dólares. Es por esto que los consejos no serán tan teóricos, sino que más bien vienen de gente que ya lo ha logrado.

Todos los consejos en estas clases están enfocados en personas comenzando un negocio cuya meta es crecer rápido y eventualmente, construir una gran compañía. Gran parte de las clases no aplica a otro tipo de compañías. Hago esta advertencia porque puede que si pruebas alguna de estas indicaciones en una compañía grande o en un no-startup, estas pueden no funcionar. Incluso así debería ser interesante. Realmente pienso que las formas de las startups son las formas del futuro y vale la pena tratar de entenderlas, pero claro, los startups son muy diferentes a las compañías comunes. Entonces, durante el transcurso de esta clase, intentaré darles una visión general de las 4 áreas que necesitas dominar para maximizar tu potencial de éxito como startup. Durante el curso, los charlistas invitados van a adentrarse más en cada tema.

Ideas, Productos y Ejecución Parte I

Entonces, las 4 áreas son: Necesitas una gran idea, un gran producto, un gran equipo y una excelente ejecución. Estas áreas están relacionadas, sin embargo hablaré de cada área de forma separada para que haga sentido.

Igual puede que falles. El resultado es algo parecido a IDEA x PRODUCTO x EJECUCIÓN x EQUIPO x SUERTE, dónde SUERTE es un número al azar de entre 0 y 1.000. Así de variable. Pero si lo haces bien en las 4 áreas que puedes controlar, tienes una buena chance de lograr al menos algo de éxito.

Una de las cosas que me entusiasma de los startups, es que se juegan en un campo sorpresivamente parejo ¿Eres jóven o sin experiencia? Tú puedes hacerlo ¿Eres viejo y tienes experiencia? Tu también puedes hacerlo. Otra de las cosas que me gusta de trabajar con startups, es que algunas de las situaciones que son malas en otras formas de trabajo, como no tener dinero o ser desconocido, son grandes ventajas cuando comienzas un startup.

Antes de hablar sobre el cómo, hablaré del por qué deberías iniciar un startup. Dudé sobre si hacer o no esta clase porque creo que no deberías iniciar un startup sólo por hacerlo. Hay formas mucho más fáciles de hacerse millonario y todos quienes empiezan un startup, siempre dicen que no pueden haber imaginado cuan duro y doloroso iba a llegar a ser. Sólo debes iniciar un startup si te preocupa un problema en específico y crees que iniciar una compañía es la mejor forma de resolverlo.

La pasión específica debe ir primero y luego el startup. De hecho, todas las clases de YC siguen esta premiza. Entonces para la segunda mitad de la clase de hoy, Dustin Moskovitz hablará sobre por qué iniciar un startup. Estábamos tan sorprendidos de la atención que tuvo esta clase, que quisimos asegurarnos de utilizar gran parte del tiempo en el por qué.

La primera de las 4 áreas: Una gran idea. Se ha hecho popular recientemente decir que la idea realmente no importa. De hecho, no es bien visto pasar demasiado tiempo pensando en una idea para un startup. Se supone que sólo deberías empezar, tirar cosas a la pared, ver que se queda pegado y no gastar tiempo pensando en si será valioso si funciona.

Los pivots son supuestamente geniales, mientras más pivots mejor. Esto no está del todo mal. Las cosas si tienden a evolucionar de formas que no puedes predecir y hay un límite sobre cuánto puedes averiguar sin necesariamente llevar el producto al usuario aún. Una gran ejecución es al menos 10 veces más importante y 100 veces más difícil que una gran idea.

Pivot: Método para negocios en desarrollo que se basa en el cambio de dirección. Popularizado por Eric Ries (fuente: wikipedia).

Pero el péndulo parece haberse salido de control. Una mala idea sigue siendo una mala idea y el mundo feliz de los pivots en que estamos hoy nos parece subóptimo. Una gran ejecución en pos de una terrible idea no te llevará a ninguna parte. Hay excepciones, por supuesto, pero la mayoría de las grandes compañías comienza con una gran idea, no un pivot.

Si miras pivots exitosos, casi siempre son pivots hacia algo que los fundadores querían, no una idea al azar. Airbnb ocurrió porque Brian Chesky no podía pagar su renta, pero contaba con espacio extra. En general, si miras el historial de los pivots, estos no se transforman en grandes compañías. Incluso yo creía que las ideas no importaban mucho, pero ahora estoy casi seguro de que estuve equivocado.

La definición de la idea, mientras la hablamos, es bastante amplia. Incluye el tamaño y crecimiento del mercado, la estrategia de crecimiento para la compañía, la estrategia de defensa y más. Cuando estás evaluando una idea, necesitas pensar en todas estas cosas y no sólo en el producto. Si funciona, estarás trabajando en esto durante 10 años por lo que vale la pena dedicarle tiempo a pensar sobre el valor del negocio y su estrategia de defensa. Aunque los planes mismos sin inútiles, el ejercicio de planificar es realmente valioso y totalmente perdido en gran parte de los startups de hoy.

Pensar en el largo plazo es raro en todas partes, pero especialmente en los startups. Hay una gran ventaja si lo haces. Recuerda que la idea crecerá y se volverá más ambiciosa mientras sigues desarrollandola. Ciertamente no necesitas tener todo resuelto en tu camino hacia el dominio mundial, pero realmente necesitas un buen núcleo para empezar. Quieres algo que se pueda desarrollar en maneras interesantes.

Mientras piensas en ideas, otra cosa que vemos que los fundadores confunden todo el tiempo es que algún día necesitas construir un negocio que es difícil de replicar. Esta es una parte importante de una buena idea.

Quiero hacer este punto nuevamente porque es muy importante: La idea debe venir primero y el startup segundo. Espera a comenzar un startup hasta que cuentes con una idea que te interese explorar. Esta es también la forma de escoger entre ideas. Si tienes varias, trabaja en la que piensas más seguido mientras intentas no pensar en trabajo. Lo que escuchamos una y otra vez de los fundadores, es que ellos desearían haber esperado hasta tener una idea que realmente amaran antes de empezar.

Otra forma de ver esto es que las mejores compañías son casi siempre orientadas a una misión. Es difícil obtener el nivel de foco que las grandes compañías necesitan, a menos que la compañía sienta que tiene una misión importante. Usualmente es difícil obtenerlo sin una gran idea al fundar la compañía. Una ventaja relacionada de tener ideas orientadas a una misión, es que tú mismo estarás dedicado a ellas. Toma años y años, usualmente una década, formar un gran startup. Si no amas ni crees en lo que estás construyendo, es muy probable que renuncies en algún momento. No hay manera de poder soportar todos los dolores que significa un startup, sin la creencia de que la misión es realmente importante. Muchos fundadores, especialmente estudiantes, creen que un startup sólo les tomará de 2 a 3 años y luego de eso, podrán trabajar en lo que realmente les apasiona. Esto generalmente no funciona. Los buenos startups toman usualmente 10 años.

Una tercera ventaja de tener una compañía orientada a una misión es que las personas fuera de la compañía estarán más dispuestas a ayudarte. Tendrás más asistencia en un proyecto difícil e importante que en un proyecto secundario. Cuando se trata de comenzar un startup, es más fácil fundar un startup difícil que un startup fácil. Esta es una de las cosas contra-intuitivas que toman mucho tiempo entender. Es difícil exagerar cuán importante es ser orientado a una misión, por lo que lo diré una vez más: compañías secundarias y compañías que son una copia de una idea existente con pocos nuevos insights, no excitan a la gente y no convencen a los equipos para trabajar lo suficientemente duro para ser un éxito.

Paul Graham hablará sobre cómo lograr ideas para startups la próxima semana. Es algo con lo que muchos fundadores luchan, pero es algo en lo que según creo, puedes mejorar con práctica y es definitivamente algo en lo que vale la pena hacerse mejor.

La parte más difícil de lograr buenas ideas, es que las mejores ideas suelen verse terribles al principio ¿El treceavo motor de búsqueda y sin las características de un portal web? Muchos pensaron que no tenía sentido. Las búsquedas ya no eran importantes y de todas maneras, ya no importaba mucho tampoco. Los portales estaban donde el valor estaba ¿La décima red social, limitada sólo a estudiantes de universidad sin dinero? También, terrible. MySpace ha ganado y ¿Quién quiere a estudiantes universitarios como clientes? O una forma de quedarse en sofás de extraños. Eso suena terrible, como lo digas.

Todas estas ideas sonaban muy mal, pero terminaron saliendo muy bien. Si las ideas hubiesen sonado muy bien, hubiese habido mucha gente trabajando en ellas. Como Peter Thiel discutirá con ustedes en la quinta clase, lo que necesitas es una idea que se transforme en un monopolio. Pero no puedes lograr un monopolio de inmediato. Necesitas encontrar un mercado pequeño en el que puedes lograr un monopolio y luego expandirte. Es por esto que algunas ideas de startups geniales, se veían mal en un principio. Está bien si puedes decir algo como: “Hoy, sólo este pequeño sub-segmento de usuarios usará mi producto, pero los captaré a todos ellos y en el futuro, casi todos usarán mi producto”.

Este es un tema que saldrá a flote seguido: necesitas convicción en tus propias creencias y la disposición para ignorar lo que otros digan. La parte difícil es que la línea es muy fina. Está lo correcto a un lado y lo loco al otro lado. Ten en mente que si se te ocurre una gran idea, la mayoría de las personas pensarán que es mala. Debes estar feliz de eso, pues significa que ellos no competirán contigo.

Es por esto que también no es difícil contarle a otras personas tu idea. Las ideas realmente buenas no suenan lo realmente buenas como para robarlas. Quieres una idea sobre la que puedas decir: “Lo sé, suena como una idea mala, pero esta es la razón específica por lo que pienso que la idea es buena”. Quieres sonar loco, pero también quieres estar en lo correcto. Quieres una idea en la que no mucha gente esté trabajando y está bien si no suena muy grande al principio.

Un error común entre los fundadores, especialmente los primerizos, es que piensan que la primera versión de su producto – la primera versión de su idea – necesita sonar realmente grande, pero no. Necesita atacar un mercado pequeño y específico, y expandirse desde ahí. Así es como la mayoría de las grandes compañías empezaron. Algo impopular pero correcto es lo que buscas. Quieres algo que suene como una mala idea, pero sea una buena idea.

También, debes querer tomarte el tiempo para pensar como el mercado va a evolucionar. Necesitas un mercado que será grande en 10 años. La mayoría de los inversionistas están obsesionados con el tamaño de mercado de hoy, y no piensan en cómo el mercado va a evolucionar.

De hecho, creo que este es uno de los errores sistemáticos más grandes que los inversionistas cometen. Piensan en el crecimiento del startup, no piensan en el crecimiento del mercado. A mi me importa mucho más la tasa de crecimiento del mercado que el tamaño actual de este, y también me importa si existe alguna razón por la que podría llegar a su peak de crecimiento. Deberías pensar en lo siguiente, prefiero invertir en una compañía que va tras un mercado pequeño, pero rápidamente creciente, que un mercado grande, pero de bajo crecimiento.

Una de las grandes ventajas de este tipo de mercados, pequeños y de rápido crecimiento, es que los consumidores están desesperados por una solución, y soportarían un producto imperfecto, pero que mejora constantemente. Una de las dos grandes ventajas de ser un estudiante, es que probablemente tienes una mejor intuición sobre qué tipo de mercados podrían comenzar a crecer rápido. Otra cosa que los estudiantes suelen no entender, o demoran en entender, es que no puedes crear un mercado que no existe. Puedes cambiar todo en un startup, menos el mercado, por lo que deberías pensarlo harto para estar seguro, o lo más seguro posible, de que el mercado que persigues crecerá y estará ahí.

Hay muchas formas distintas de hablar del tipo de mercado correcto. Por ejemplo, surfear la ola de otro (seguir un mercado que otros siguen), subir a un ascensor (aprovechar un mercado que alguien más creó) o ser parte de un movimiento, pero todo esto es sólo una forma de decir que quieres un mercado que va a crecer realmente rápido. Puede parecer pequeño hoy, pero tu sabes -y otra gente no- que va a crecer realmente rápido.

Piensa en lo que está pasando en el mundo. Necesitas este tipo de empuje para hacer un startup exitoso.

Lo excitante es que nunca antes había habido tanto empuje. Como Marc Andreessen dice, el software se está comiendo el mundo. Está en todas partes y hay muchas buenas ideas allá afuera. Sólo debes elegir una que realmente te importe.

Otra versión de esto, que se resume en la misma idea es la famosa pregunta de Sequoia: ¿Por qué ahora? Por qué este es el momento perfecto para esta idea en particular y para comenzar una compañía. ¿Por qué no se pudo haber hecho hace 2 años y por qué sería demasiado tarde hacerlo en 2 años más? Los startups más exitosos en los que nos hemos involucrado, han tenido una excelente respuesta a esta pregunta y una excelente idea. Si no tienes una buena respuesta, al menos deberías sospechar del por qué.

En general, es mejor si construyes algo que tú mismo necesitas. Lo entenderías mucho mejor que si estuvieras hablando con un cliente para construir la primera versión. Si no lo necesitas tu mismo, y estás construyendo algo que alguien más necesita, date cuenta de que tienes una gran desventaja y acércate mucho a tus clientes. Trata de trabajar en sus oficinas si puedes y si no, habla con ellos varias veces al día.

Otra cosa contraintuitiva sobre buenas ideas de startups es que casi siempre son muy fáciles de explicar y entender. Si se requiere más de una oración para explicar lo que estás haciendo, significa que es demasiado complicado. Debería ser una visión claramente articulada con pocas palabras. Los startups con buenas ideas, usualmente son muy distintos a las compañías existentes en al menos, una manera importante. Com Google que construyó un motor de búsqueda que funcionaba bien en lugar de construir otro portal. Las compañías que clonan un modelo existente, con pequeños o inventados diferenciadores -Como X con mejor diseño, o Y pero para gente que le gusta el vino tinto- eso generalmente falla.

Entonces, como mencioné, una de las grandes cosas de ser un estudiante es que tienes una muy buena perspectiva sobre la nueva tecnología. Aprender a tener buenas ideas demora un tiempo, así que comienza a trabajar en eso desde ya. Hay algo que escuchamos mucho, ellos desearían haber hecho más como estudiantes.

Lo otro es conocer a potenciales co fundadores. Ni te imaginas lo bueno que está el ambiente ahora para conocer a gente con la que puedes comenzar una compañía en el futuro. Lo que siempre le digo a estudiantes universitarios es que lo más importante es conocer a potenciales co nfundadores.

Quiero terminar esta sección de mi charla con una cita de 50 Cent. Esto es de cuando le preguntaron por Vitamin Water. No lo leeré, está ahí, pero es sobre lo importante que es pensar en lo que quieren tus clientes y en las demandas del mercado. La mayoría de la gente no hace esto, y especialmente los estudiantes tampoco lo hacen. Si tan sólo puedes hacer eso, si pudieras aprender sobre el mercado primero, tendrás una ventaja por sobre todos quienes comienzan startups. Y esto es probablemente lo que más vemos mal en las aplicaciones de Y Combinator, las personas no han pensado primero en el mercado y en lo que la gente quiere.

Para la siguiente sección, voy a hablar sobre construir un gran producto. Acá, nuavamente, usaré una definición muy amplia de “producto”. Incluye el servicio al cliente, la copia que recibes explicando el producto y todo lo involucrado en la satisfacción del cliente y lo que les construiste.

Para construir una compañía excepcional, primero tienes que transformar una gran idea en un gran producto. Esto es muy difícil, pero es crucialmente importante y afortunadamente, bastante entretenido. Aunque los grandes productos siempre son nuevos para el mundo y es difícil darte consejos sobre lo que construiste, hay mucho conocimiento común que podemos entregarte sobre el cómo construirlo.

Una de las tareas más importantes de un fundador es asegurarse de que la compañía construya un gran producto. Hasta que construyas un gran producto, nada más importa. Cuando los fundadores de startups realmente exitosos cuentan la historia de sus primeros días sentados en su computadora, trabajando en su producto o hablando con sus clientes. Eso es casi todo el tiempo. Hacen muy poco más que eso y deberías pensarlo dos veces si tu distribución de tiempo es muy diferente a eso. La mayoría de los otros problemas que los fundadores tratan de resolver, como levantar capital, obtener prensa, contratar, el desarrollo del negocio, etc estas son cosas significativamente más fáciles cuando tienes un gran producto. Es realmente lo más importante y lo primero en lo que debes preocuparte. El primer paso es construir algo que los usuarios amen. En YC le decimos a los fundadores que trabajen en su producto, hablen con usuarios, hagan ejercicio, coman, duerman y no mucho más. Todo lo demás que mencioné – PR, conferencias, reclutar advisors, hacer alianzas- debes ignorar todo eso y sólo construir un producto y hacerlo lo mejor posible hablando con tus usuarios.

Tu trabajo es construir algo que los usuarios amen. Muy pocas compañías que siguen para ser exitosas lo logran sin hacer esto. Muchas startups que se ven bien en el papel, fallan porque sólo hacen algo que le gusta a la gente.  Hacer algo que la gente quiere pero sólo un poco, es una gran forma de fallar y no entender por qué estás fallando. Hay dos trabajos.

Algo que decimos mucho en YC, es que es mejor construir algo que un pequeño número de usuarios amen, que algo que a muchos usuarios sólo le guste. Por supuesto, sería lo mejor construir algo que un gran número de usuarios amen pero, pero las oportunidades de lograr esto son muy raras y por lo general no están disponibles para los startups. En la práctica, terminas escogiendo entre gris y naranjo. Construyes algo que a muchos usuarios les gusta un poco o algo que un pequeño número de usuarios aman. Este consejos es muy  importante. Construye algo que un pequeño número de personas aman. Es mucho más fácil expandirse de algo pequeño que muchos aman a algo que muchos aman, que hacerlo desde algo que a muchas personas sólo les gusta. Si aciertas, puedes equivocarte en muchas otras cosas. Si no aciertas, puedes estar en lo correcto en todo lo demás y probablemente aún así falles. Entonces, cuando comiences un startup, en lo único que debes preocuparte es en trabajar.

[Audience member]: ¿Puedes pasar la otra lámina de nuevo?

En un startup tienes una decisión. lo mejor es cualquier escenario es construir algo que muchas personas amen pero en la práctica no es muy probable lograr eso porque si hubiese una oportunidad así, Google o Facebook lo estarían haciendo. Entonces, hay un límite al área bajo la curva de lo que si puedes construir. Puedes construir algo que un gran número de personas les gusta un poco o que un pequeño grupo de personas amen. Como la cantidad total de amor es la misma, es sólo una pregunta de cómo será distribuido (risas de la audiencia). Y existe esta regla en las conversaciones sobre cuanta felicidad puedes aportar al mundo, con el primer producto de tu startup.

Entonces, los startups siempre se preguntan por qué camino deben ir. Parecen iguales, ¿No? Porque el área bajo la curva es la misma. Pero hemos visto esta vez y nuevamente que no. Es mucho más fácil expandirse una vez que tienes algo que algunos aman, pues lo puedes llevar a algo que muchos aman. Pero si comienzas con ambivalencia o débil entusiasmo y tratas de expandir eso, entonces nunca lograrás que muchos lo amen. El consejo es, encuentra un pequeño grupo de usuarios y haz que amen lo que haces.

Una buena forma de saber si funciona es que crecerás por word of mouth. Si haces algo que muchos aman, la gente le contará a sus amigos. Esto funciona para productos y para compañías. Cuando la gente ama algo, le cuenta a sus amigos y logras crecimiento orgánico.

Si te encuentras a ti mismo hablando sobre el por qué no estás creciendo pues viene una gran alianza que vendrá a salvarte o algo así, eso es generalmente signo de que tienes un grave problema. Las ventas y el marketing son muy importantes y vamos a tener dos clases sobre esto más adelante. Un gran producto es el secreto para el crecimiento de largo plazo. Deberías acertar en eso antes que en todo lo demás. No se hace más fácil llevar el construir un gran producto. Si tratabas de crear una máquina de crecimiento antes de tener un gran producto que algunos aman, casi siempre vas a estar perdiendo el tiempo. Las mejores compañías casi siempre tienen un producto que es tan bueno que crece por word of mouth.

En el largo plazo, un gran producto gana. No te preocupes de que los competidores levantan capital o lo que puedan hacer en el futuro. Probablemente tampoco sean muy buenos. Muy pocos startups mueren por la competencia. La mayoría muere porque fallan ellos al tratar de hacer algo que los usuarios aman. Usan su tiempo haciendo otras cosas. Así que preocúpate de esto por sobre todo lo demás.

Otro consejo para hacer algo que la gente ame: comienza con algo simple. Es mucho más fácil construir un gran producto si tienes algo simple. Incluso si tus eventuales planes son súper complejos y ojalá lo sean, siempre puedes comenzar con un pequeño grupo del problema que crees que es el menor, y es difícil crear un gran producto por lo que quieres comenzar con la menor superficie posible. Piensa en las compañías realmente exitosas y con lo que comenzaron. Piensa sobre productos que amas. Son por lo general muy simples de usar y especialmente comenzar a usar. La primera versión de facebook era casi cómicamente simple. La primera versión de Google era sólo una página con texto y 2 botones, pero entregaba los mejores resultados y por eso los usuarios lo amaban. Es mucho más fácil usar el Iphone que cualquier otro teléfono que vino antes y fue el primero que los usuarios realmente amaron.

Otra razón por la que es bueno hacer algo simple es que te fuerza a hacer algo extremadamente bien y debes lograr hacerlo para hacer algo que la gente ame.

La palabra fanático suena una y otra vez cuando escuchas a fundadores exitosos que hablan sobre cómo construyeron su producto. Los fundadores hablan de ser fanáticos en cómo se preocupan de la calidad y los pequeños detalles. Fanática es la forma en que se preocupan del servicio al cliente o el papel que explica el producto. De hecho, algo que se correlaciona en el éxito en compañías de YC son los fundadores que conectaron PagerDuty con su sistema de reclamos, para que incluso si el usuario escribe en mitad de la noche mientras el fundador duerme, igual lograrán dar una respuesta en 1 hora. Las compañías hacían estos en sus primeros días. Los fundadores sentían dolor físico cuando el producto apesta y quieren despertarse y arreglarlo. No envían basura y si lo hacen, quieren arreglarlo lo más rápido posible. Y esto definitivamente requiere cierto nivel de fanatismo para construir un gran producto.

Necesitas tener algunos clientes para tener un ciclo de feedback, pero la forma de lograr esos usuarios es manualmente. Debes ir y reclutarlos tu mismo. No hagas cosas como comprar anuncios en Google en tus primeros días para captar usuarios iniciales. No necesitas  muchos, sólo necesitas aquellos que pueden darte constante feedback y eventualmente amar tu producto. En lugar de captarlos en Google Adwords, busca los usuarios que realmente te servirán y reclútalos a mano.

Ben Silbermann, cuando todos pensaron que Pinterest era una broma, reclutó a los usuarios iniciales hablando con extraños en cafeterías. El lo hacía, caminaba por Palo Alto y decía: “¿Podrías comprar mi producto?” También solía correr por una tienda de Apple en Palo Alto y ponía en todos los browsers el sitio de Pinterest como sitio inicial muy rápido, antes de que lo notaran y lo echaran, entonces cuando la gente llegaba se preguntaban “¿Qué es esto?”. Este es un ejemplo importante de hacer cosas que no escalan. Si no has leído el ensayo de Paul Graham sobre ese tema, deberías hacerlo.

Entonces, obtén tus usuarios de forma manual y recuerda que la meta es tomar un pequeño grupo y que te ame. Entiende al grupo extremadamente bien, acércate a ellos. Escúchalos y casi siempre te darás cuenta de que están dispuestos a darte su feedback. Incluso si estás construyendo el producto tu mismo, escucha a usuarios allá afuera y ellos te dirán como hacer un producto por el que están dispuesto a pagar. Haz lo que sea para que te amen y hazles saber que sabes lo que haces. Porque ellos serán quienes te ayuden a conseguir a tus próximos usuarios.

Quieres construir un motor en la compañía que transforma el feedback de los usuarios en decisiones de producto. Entonces, llévalo nuevamente a los usuarios y repite. Pregúntale qué les gusta y que no y mira cómo usan tu producto. Pregúntales por qué pagarían. Pregúntales si les afectaría que tu compañía se fuera. Pregúntales qué haría que recomendaran el producto a amigos y si creen que lo recomendarían ahora.

Debes hacer el feedback loop lo más apretado posible. Si tu producto mejora en un 10% cada semana, vas por buen camino. Una de las ventajas de los startups de software es cuán corto puedes hacer el feedback loop. Se puede medir en horas y las mejores compañías tienen usualmente el feedback loop más apretado. Deberías tratar de hacer que esto se mantenga durante la vida de la compañía, pero es muy importante en los primeros días.

La buena noticia es que todo se puede hacer. Es difícil, requiere de esfuerzo pero no hay magia. Lleva a cabo el plan y eventualmente tendrás un buen producto.

Los grandes fundadores no ponen a nadie entre ellos y sus usuarios. Los fundadores de estas compañías hacían cosas como ventas y servicio al cliente ellos mismos en los primeros días. Es crítico mantener este loop en la cultura. De hecho, un problema específico que vemos comúnmente en startups de Stanford es que por alguna razón, los estudiantes tratan de contratar personal de ventas y servicio al cliente de inmediato. Eso tienes que hacerlo tu mismo, es la única forma.

Realmente necesitas usar métricas para mantenerte honesto en esto. Es realmente verdadero que una compañía va a construir lo que sea que el CEO decida medir. Si estás construyendo un servicio de internet, ignora cosas como el número de registros. No hables sobre ellos, no dejes que en la compañía se hable sobre ellos y mira el crecimiento de los usuarios activos, niveles de actividad retención de análisis cohort, ingresos, puntaje de promoción, nada de esto importa. Y luego se brutalmente honesto si no vas en la dirección correcta. Los startups viven del crecimiento. Es el indicador de un buen producto.

Entonces esto termina la visión general sobre cómo construir un buen producto. Quiero hacer énfasis nuevamente que si no hacen esto bien, nada de lo que hablemos en la clase va a importar. Básicamente puedes ignorar cada clase hasta que esto funcione bien. En el lado positivo, esta es una de las partes más entretenidas de construir un startup.

Entonces, voy a hacer una pausa aquí, volveremos con el resto el Jueves y ahora Dustin hablará del por qué deberías comenzar un startup. Gracias por venir Dustin.

Por qué empezar un startup

Sam me pidió que viniera a hablarles sobre por qué empezar un startup. Hay muchas razones que todos tienen y que escucho todo el tiempo de por qué podrías empezar un startup. Es importante saber que la razón es suya, porque en algunos casos, sólo tiene sentido en ciertos contextos y en algunos casos podrían llevarte por el mal camino. Podrías estar persiguiendo la forma en que Hollywood o la prensa venden el emprendimiento, por lo que quiero iluminarte sobre algunas de esas potenciales falacias, para que así puedan tomar una decisión de manera clara. Y luego, hablaré sobre la razón que más me gusta para empezar un startup que está muy relacionada con lo que venía hablando Sam. Pero sorprendentemente, no creo que sea la razón más común. Usualmente, la gente tiene una de estas otras razones o bien, sólo quieren empezar una compañía por empezar una compañía.

Entonces, las 4 razones más comunes, enumerémoslas: es glamoroso, serás el jefe, tienes flexibilidad, especialmente sobre tu horario y tienes una mejor chance de tener un mayor impacto  y hacer más dinero que si te unieses a una compañía más grande.

Entonces, estarán familiarizados con el concepto por lo que escribí en el Medium post, que muchos de ustedes leyeron hace un año. Sentí que la historia en la prensa estaba un poco más desbalanceada, el emprendimiento se veía bastante romántico. Salió la película The Social Network, que tomó varios malos aspectos de lo que significa ser un emprendedor, pero pintados como una situación con muchas fiestas, en que vas de una sensación de insight a otra y realmente parecía algo genial de hacer.

Pienso que la realidad no es tan glamorosa, y hay un lado feo de ser emprendedor y más importante, en lo que ocupas más tu tiempo es trabajo duro. Sam mencionó esto, pero realmente sólo estas sentado en tu escritorio, con la cabeza abajo, enfocado, atendido correos de servicio al cliente, haciendo ventas, resolviendo difíciles problemas de ingeniería. Entonces, es muy importante que vayas con tus ojos abiertos, lo que también es bastante estresante. Este ha sido un tema popular en la prensa últimamente: “El Economist corrió una historia la semana pasada llamada “Emprendedores anónimos”. Entonces esto es algo muy real. Seamos reales, si empiezas una compañía va a ser extremadamente difícil.

¿Por qué es tan estresante? Por 2 razones. Una es que tienes mucha responsabilidad. Las personas de cualquier carrera tienen miedo a fallar, lo que es una parte dominante en el área de la psicología. Pero cuando eres emprendedor, tienes miedo a fallar por tí y por todas las personas que decidieron seguirte. Lo que es muy estresante. En muchos casos, dependen de ti económicamente e incluso cuando no es así, decidieron pasar los mejores años de su vida trabajando contigo. Entonces, eres responsable por el costo de oportunidad de su tiempo. Siempre estás en llamados, si algo surge – quizás no siempre a las 3 de la mañana, pero para algunos startups es así.- pero si algo importante surge, vas a lidiar con eso. Es así como funciona, no importa si estás de vacaciones, no importa si es fin de semana, siempre tienes que estar con la pelota y estar en el lugar mentalmente en que estás preparado para lidiar con ese tipo de cosas. Un ejemplo especial de este tipo de estrés son las fiestas benéficas.

Entonces, una escena de La Red Social. Estamos de fiesta y trabajando al mismo tiempo -la gente está tirando champaña por todos lados- La Red Social usó gran parte del tiempo pintando estas escenas. Mark no está en la escena, y lo otro en lo que gastan mucho tiempo, es en hacer ver a Mark como un tonto.

En una escena real de Palo Alto, el pasaba mucho tiempo en su escritorio, cabeza gacha y concentrado. Mark se ponía un poco idiota a veces, pero en esta manera más entretenida y aceptable, no de manera sociopática, amorosamente despechado. Esta fue sólo una forma de señalizar su intención de mantenerse trabajando y no ser tan social.

Entonces, tenemos esta escena con un momento de insight, casi como en la película Una Mente Brillante, en que literalmente se roban la escena. Les gusta pintar esta escena y saltar de ese momento a otros, con fiestas entremedio. En la realidad, sólo estábamos en una mesa todo el tiempo. Si comparas las fotografías, Mark está en la misma posición siempre pero usando ropas distintas, por lo que definitivamente son días distintos. Así es en persona. Ya cubrí este punto en el artículo del Economist del que hablé antes.

Otra forma de estrés es la atención no requerida de los  medios. Parte del glamour, es que recibes atención positiva de la prensa a veces, pues es bueno ser nombrado la persona del año y estar en la portada del Time. Es quizás un poco menos agradable estar en la portada de la revista People con una de las fotos de tu boda. Depende de quien seas, yo realmente lo odio, pero cuando Valleywag analiza tu clase y la hace añicos, no quieres eso, definitivamente no quieres eso. Nadie quiere eso.

Algo de lo que casi nunca escucho hablar es que estas mucho más comprometido. Si estás en un startup y las cosas son estresantes pues no te está yendo bien y no estás feliz, simplemente puedes irte. Si eres un fundador, puedes irte, pero es muy mal visto y tu carrera queda con un “ojo morado”. Si realmente estás comprometido puedes pasar trabajando en tu proyecto por 10 años si las cosas andan bien y 5 años si no van tan bien. Entonces, tienes tres años para darte cuenta si las cosas no están bien y luego, si encuentras un buen lugar para tu compañía, otros dos años en la compañía que la adquiera. Si te vas antes que eso, nuevamente, no sólo te dañará financieramente sino que también dañará a todos tus empleados. Entonces, si tienes suerte y tienes una mala idea para un startup, falla rápido, pero la mayoría de las veces no es así.

Debería decir, he tenido mucho estrés en mi vida, especialmente en los primeros días de Facebook. Me sentí enfermo, no hacía ejercicio, tenía mucha ansiedad acumulada en mi espalda por casi 6 meses, cuando recién tenía 22 años, lo que era muy raro. Entonces, si comienzas una compañía, ten por seguro que vas a lidiar con esto. Deberás tener que administrar esto, pues es una de tus mayores responsabilidades. A Ben Horowitz le gusta decir que la regla número 1 para un CEO es administrar tu propia psicología, lo que es realmente verdadero. Asegúrate de hacerlo.

Otra razón, especialmente si has tenido otros trabajos en otras compañías, es que comienzas a desarrollar esta narrativa, sobre cómo la gente que lleva la compañía son unos idiotas, toman malas decisiones y gastan su tiempo de manera tonta. “Yo podría comenzar una compañía y hacer las cosas mejor. Yo voy a poner las reglas.”

Suena bien, tiene sentido. Si me has leído en los medios, sabes lo que viene. Les daré un segundo para leer estas citas:

“La gente tiene una visión de ser el CEO de su compañía y estar en el tope de la pirámide. A algunos les motiva eso, pero esto no es para nada así.”

Así es realmente: todos los demás son tu jefe. Todos tus empleados, clientes, socios, usuarios e incluso los medios son tu jefe. Nunca había tenido tantos jefes ni había tenido que rendirle cuentas a más personas que hoy.

“La vida de la mayoría de los CEO es reportar a otros. Al menos así es como lo sentí y lo sintieron otros CEO que conozco. Si quieres ejercer autoridad y poder por sobre la gente, ingresa a la milicia o a la política. No seas un emprendedor. “ – Phil Libin

Esto realmente tiene razón. Algo importante de afirmar es que la realidad de esta decisión está matizada. La gente que pensabas que eran idiotas, probablemente no lo sean, sólo tenían una decisión muy difícil en frente y gente presionándolos en direcciones diferentes. Por lo general uso mi tiempo y mi energía como CEO, en lidear con problemas que otros me traen, otras prioridades que la gente crea y generalmente, en forma de conflicto. La gente quiere ir en otras direcciones y los clientes pueden querer cosas distintas. Puedo tener mis opiniones sobre eso, pero el juego que juego, es decidir a quién puedo decepcionar menos y tratar de navegar frente a estas difíciles situaciones.

Incluso en el día a día, puede que llegue el Lunes y tenga estos importantes planes de cómo voy a mejorar la compañía. Pero si un empleado importante amenaza con irse, esa debe ser mi prioridad número 1. En eso gasto mi tiempo realmente.

“Algo importante de ser tu propio jefe es la flexibilidad, control sobre tu horario. Esta idea es realmente importante, pero acá está la realidad: Si quieres ser un emprendedor, realmente tienes flexibilidad para ser honesto ¡Podrás trabajar las 24 horas que elijas del día!” -Phil Libin

Creo que esto también tiene mucho sentido. Algunas de las razones de esto es que siempre estás en una llamada. Entonces quizás no tengas la intención de trabajar todo el día, pero tampoco puedes controlar en qué partes del día trabajas.

Eres un ejemplo para la compañía y esto es súper importante. Si eres un empleado en la compañía, puedes tener semanas buenas y semanas malas, algunas semanas con poca energía y podrás querer tomarte un par de días libres. Eso es realmente malo si eres un emprendedor. Tu equipo va a juzgar tu aporte, por lo que si sacas tu pie del acelerador, ellos también lo harán.

Siempre estarás trabajando de todas maneras. Si te apasiona la idea, esta te va a atraer. Si trabajas con buenos inversionistas, estás trabajando con grandes socios, ellos trabajarán duro y querrán que tu estés trabajando duro también.

A algunas compañías les gusta contar la historia de cómo “puedes tener tu torta y comértela también”, puedes tener 4 días de trabajo a la semana y si eres Tim Ferris, quizás incluso tengas 12 horas a la semana de trabajo. Es una idea muy atractiva y funciona en una escena en particular, en que quieres empezar un negocio pequeño, persiguiendo mercados pequeños, lo que tiene sentido hasta que tu compañía supera las 2 o 3 personas. Entonces, tienes que ponerte adelante y comprometerte full time.

Harás más dinero y tendrás más impacto

Esta es la más grande. La que más escucho especialmente en candidato aplicando a YC. Me dicen: “Sabes, prefiero trabajar en compañías pequeñas o comenzar mi propia compañía porque luego tendré un pedazo mucho más grande de la torta o tendré mucho más impacto en cómo le va a la compañía y tendré más equity por lo que también haré más dinero”. Examinemos si esto es verdad:

Explicaré estas tablas. Son algo complejas, pero enfoquémonos en la de la izquierda primero. Estas sólo muestran el caso de Dropbox y Facebook, estas son sus valoraciones actuales y esto es cuanto dinero podrías hacer como el empleado número 100 entrando a estas compañías, especialmente si eres experimentado ingeniero, tienes más de 5 años de experiencia en la industria, es posible que tengas una oferta de cerca de 10 puntos base (10bp). Si te uniste a Dropbox hace un par de años, habrás asegurado cerca de $10M de dólares y hay mucho para crecer desde ahí. Si te uniste a Facebook como empleado, pasados un par de años desde su lanzamiento, ya has hecho cerca de $200 M. Esta cifra es impresionante e incluso si entraste a Facebook como empleado número 1.000, es decir, entraste el 2009, todavía haces $20 M, que es un número enorme y deberías hacer esta comparación cuando piensas en lo que podrías hacer como emprendedor.

Moviéndonos a la tabla de la derecha, estas son 2 compañías teóricas que podrías comenzar. “Uber para alojamiento de mascotas” es una buena idea si tienes las cualidades y podrías tener una oportunidad de crear una compañía de $100 M y si compartes acciones del a compañía podría ser de cerca del 10%, lo que fluctúa mucho. Algunos fundadores tienen más que esto, algunos otros tienen mucho menos, pero luego de múltiples rondas de disolución y múltiples rondas de creación de opciones de acciones, puede que termines en esa cifra. Si tienes más que esto, recomiendo que leas el post de Sam sobre división de propiedad entre fundadores y empleados. Quizás termines entregando más.

Entonces, básicamente si estás muy confiado de crear una compañía de $100 M, lo que es mucho pedir, ni siquiera sería necesario mencionar que necesitas más confianza que Facebook el 2009 o Dropbox el 2014, lo que podría ser si quieres construir un startup que aún no existe, entonces vale la pena hacerlo. Si tienes una idea de $100 M USD y estás confiado de que puedes ejecutarla, entonces lo consideraría.

Si piensas que eres el emprendedor correcto para construir “Uber para viajes espaciales”, esta es una idea enorme. Una idea de $2B USD, en la que podrías tener un buen retorno, entonces definitivamente deberías hacerlo. Este es el valor sólo luego de que luego de 4 años, la idea tenga piernas. Definitivamente deberías ir tras eso y no deberías estar en esta clase. Sólo ve y construye esa compañía.

Entonces, ¿por qué querer unirse a una compañía en etapa tardía podría tener mucho impacto? Tienes este multiplicador de fuerza: Ellos tienen una base existente de usuarios masiva. Si es Facebook, tienes un billón de usuarios, si es Google, tienes un billón de usuarios. Tienen infraestructura existente en la que puedes construir, lo que también podrías tener con el surgimiento de nuevos startups, que son increíbles proveedores independientes de servicios, pero de los que usualmente obtienes tecnología de micro propietarios y que ellos te mantienen. Es un buen lugar para empezar y te permitirá acercarte a un equipo, lo que te ayudará a apalancar tus ideas y transformarlas en algo genial.

Entonces, un par de ejemplos específicos. Taylor llegó a Google como empleado número 1.500 e inventó Google Maps, el cual es un producto que probablemente usas todos los días. Lo usé para llegar acá y es usado por cientos de millones de personas en el mundo. No necesitó comenzar una compañía para hacer eso y resulta que obtuvo una gran recompensa económica, generando de igual forma impacto masivo.

Mi confundador, Justin Rosenstein se unió a Google un poco después que Brett. El era un director de proyecto y sólo como proyecto paralelo, terminó prototipeando un chat que solía ser una aplicación móvil, integrada en Gmail como tu la vez en la sección superior de tu ordenador, cuando nadie pensaba que podrías hacer un chat en Ajax en el navegador. El le demostró a todos que eso se podía hacer y lo hizo. Este es un producto que todos usamos diariamente.

Quizás de forma más impresionante, poco después de eso Justin se fué y se convirtió en el empleado número 250 de Facebook e inició un proyecto de Hackaton con Andrew Bosworth para crear el botón Like. Este es uno de los elementos más populares en la red que cambió totalmente como la gente lo usaba y también, no necesitó empezar una compañía para hacerlo y ciertamente hubiese fallado si lo hubiese intentado porque realmente no tenía la distribución de Facebook para hacerlo funcionar.

Entonces, es importante mantener en mente el contexto en qué tipo de compañía quieres empezar y debe el gustarte el dónde estarás si lo lograras.

Entonces, ¿Cuál es la mejor razón?

Sam ya le habló un poco de esto, pero básicamente no pueden no hacerlo. Estás muy apasionado con la idea, eres la persona correcta para hacerlo y tienes que hacer que pase. Entonces, ¿Cómo se divide esto?

No puedes hacerlo de dos formas. Una es que estás tan apasionado que tienes que hacerlo y lo harás de todas formas. Esto es muy importante porque necesitarás esa pasión para superar las partes difíciles de ser un emprendedor que mencionamos antes. También lo necesitarás para reclutar efectivamente, pues los candidatos sentir que no tienes pasión y ya hay suficientes emprendedores allá afuera que si tienen esa pasión, por lo que podrían preferir trabajar para ellos. Estás haciendo una apuesta al convertirte en emprendedor. Tu subconsciente también puede decirte cuando no tienes pasión, lo que puede ser un gran problema.

La otra forma de interpretar esto es que el mundo necesita que tu lo hagas. Esta es una validación de que la idea es importante, que va a hacer el mundo mejor y entonces, el mundo la necesita. Si no es algo que el mundo necesita, ve y haz algo que el mundo necesite. Tu tiempo es muy valioso, hay muchas ideas allá afuera que quizás no sea tuya, quizás sea una compañía existente, pero vale la pena trabajar en algo que se transformará en algo bueno.

La segunda forma de interpretar esto es que el mundo necesita que tu lo hagas. Este problema calza con tus capacidades en alguna forma. Si no es verdad, puede ser signo de que tu tiempo puede ser mejor utilizado en otra parte. Pero en el mejor caso, si esto no es verdad, estás desplazando a un equipo para el cual esto es verdad, lo que entrega un resultado subóptimo al mundo y eso no se siente muy bien.

Entonces, llevando esto a mi propia experiencia con Asana, Justin y yo éramos emprendedores reacios antes de fundar Asana. Estábamos trabajando en Facebook  y lidiando con un gran problema. Trabajamos todo el día en nuestros proyectos normales y luego de noche, seguíamos trabajando en este administrador de tareas que usabamos internamente en la compañía, y era sólo porque nos apasionaba la idea. Era tan claro el valor que no podíamos trabajar en otra cosa.

En algún punto, tuvimos que tener la difícil conversación de qué pasaría si no comenzaramos esa compañía. Veíamos el impacto que estaba teniendo en Facebook y estábamos convencidos de que era de valor para el mundo. También estábamos convencidos de que nadie más lo iba a construir. El problema había estado ahí por un tiempo y sólo vimos soluciones incrementales. Fué por esto que si no desarrollábamos la solución que, según nosotros, funcionaba mejor, habría mucho valor perdido. No podíamos parar de trabajar en eso y la idea era, literalmente, seguir superándonos y forzarnos a mostrar este producto al mundo. Y creo, ese es el sentimiento que deberías estar buscando cuando comienzas una compañía. Así es como sabes que tienes una gran idea.

Voy a parar acá y recomendaré algunos libros.

Muchas gracias.

Close
Go top